Salud y bienestar 

Relájate en el entorno rural

Sumérgete de lleno en la vida y las costumbres de los extremeños. Será una experiencia enriquecedora que no podrás olvidar.

  1. Ven a Extremadura
  2. Relájate en el entorno rural

Turismo de inmersión

Sumérgete de lleno en la vida y las costumbres de los extremeños. Será una experiencia enriquecedora que no podrás olvidar.

En Extremadura puedes disfrutar con los cinco sentidos, sin prisas pero en profundidad, de la estancia en el lugar que hayas elegido. Sin duda, Extremadura es uno de los mejores destinos para practicar turismo slow.

Cualquier rincón de Extremadura puede albergar un sinfín de posibilidades para ello pero, por supuesto, realizar alguna de las rutas gastronómicas de la región te permitirá conocer a fondo las raíces de la cultura extremeña degustando los mejores productos de la tierra. Las rutas del jamón ibérico de Montánchez y de las Sierras de Badajoz no te dejarán indiferente. Podrás descubrir el proceso completo que lleva este manjar de la dehesa a la mesa y degustar el mejor jamón en secaderos, jamonerías y tabernas típicas aderezado con unos vinos de pitarra.

Hablando de vinos… otro de los itinerarios que podrás elegir si prefieres el turismo enológico es la Ruta del Vino Ribera del Guadiana. Numerosas localidades se han unido para despertar tu gusto por los caldos de esta región. Si eres un apasionado del vino y quieres conocer en profundidad cómo se elabora, lo mejor es que participes en las catas que muchas de las bodegas ya ofrecen a sus visitantes.

Conoce a fondo la cultura, la historia, las costumbres, fiestas y tradiciones de cada comarca de Extremadura, una tierra de contrates sin igual. La Vera, Las Hurdes, La Serena, Gata, El Valle del Ambroz, Tentudía … todas las comarcas tienen algo especial. No sabrás por cuál empezar.

Si te gusta el agroturismo, uno de los destinos más interesantes para ponerlo en práctica es el Parque Natural Tajo Internacional. Además, es una de las mejores opciones si los niños viajan contigo. Podrán descubrir los secretos que guarda la naturaleza realizando rutas y paseos didácticos por el entorno del parque y conocer cómo se vive en el campo participando de las tareas que a diario se realizan en este tipo de alojamientos rurales: elaboración de productos caseros, cuidados de huerta y jardín, la recogida de los frutos de la tierra, dar de comer a los animales… Será una experiencia inolvidable para toda la familia.

Te puede interesar