Gastronomía 

Lo más dulce

La pastelería extremeña ha ido adquiriendo diferentes matices al dispersarse por las diferentes comarcas de la región.

  1. Ven a Extremadura
  2. Lo más dulce

Lo más dulce

La pastelería extremeña ha ido adquiriendo diferentes matices al dispersarse por las diferentes comarcas de la región.

Perrunillas, mazapanes, bollas de chicharrones, roscas fritas, floretas, pestiños, hornazos, perrillos, sapillos o repápalos con leche, roscas de muégado… La tradición dulcera extremeña viene de antaño, de cuando judíos y árabes dejaron su impronta con el uso de los ingredientes de sus tierras, de cuando la cocina portuguesa la influenciaba con sus aires culinarios.

Y es que, ¿quién puede decir que no a una porción de técula mécula? Cuenta la tradición que una pastelera de Olivenza encontró en un baúl la receta de este dulce típico de su localidad elaborado a base de yema y almendra con cubierta de hojaldre. A mediados del siglo XX, la registró y se ha guardado en secreto. Sólo tienen acceso a ella sus propietarios, que la van transmitiendo de padres a hijos.

Y a cualquiera que se le ofreciera se comería, casi de un bocado, un delicioso bombón de higo, ¿o no? Porque esta exquisitez se elabora con la materia prima de mayor calidad. Extremadura, es la región que más higos produce de toda España. Se seleccionan los mejores frutos, tanto por tamaño como por calidad; se tratan, se secan y se rellenan con una deliciosa crema, casi siempre de avellana, para ser recubiertos con una fina y crujiente capa de chocolate que da le al bombón ese toque que lo hace irresistible.

De Castuera, el turrón. Las manos de las familias castuereñas han trabajado artesanalmente este dulce elaborado con miel, almendra, azúcar y huevo a lo largo de toda la historia hasta convertir el turrón en una deliciosa seña de identidad de la localidad a nivel internacional.

Otros dulces manjares extremeños son las floretas, que se hacen para agasajar a los invitados los días previos a una boda, comunión o bautizo; los repápalos con leche o sapillos hechos con pan que se toman en Semana Santa; las perrunillas, de las que se dice son dulces de convento… Y para dulce la miel del norte extremeño, que cuenta con la D.O. Gata-Hurdes. La repostería extremeña es tan rica, que no sabrás por qué dulce decantarte.

Galería:

Te puede interesar